viernes, 19 de octubre de 2007

Vagando

Visitando de Chinahuapan, Puebla.


Muy cerca del D.F. encontré un pequeño pueblito bastante tranquilo. Resulta perfecto para pasar un fin de semana rentando una cabaña a las afueras del pueblo en donde hay un camino por el que asoma un lago donde se puede pescar. El camino al final conduce a una barranca en la cual hay un centro vacacional que explota un abundante manantial de aguas termales.



Aquí también hay hospedaje bastante cómodo pero con el inconveniente del bullicio ya que su hotel es mas o menos grande, nadar en sus albercas techadas (las que están al aire libre no me latieron) no tiene pierde, el agua es muy caliente lo cual hace que se relajen los músculos y hasta truenen los huesitos.



En el ojo del manantial dan servicio privado de spa, la administración los llama "baños de placer" o_O , no les vi mucho caso pues un masaje de mi esposa sobre un bajo nivel de las albercas fue quizá lo que mas disfrute de todo el día.



No comí ahí mas que unos esquites que vendía una seño con un chile disquepiquin bien maldito. En el mercado del pueblo se puede comer muy bien comida poblana deliciosa, ya terminado con el asunto de los nutrientes, quede en coma en la cabaña hasta el dia siguiente.



México solo hay uno señores.....

Publicar un comentario